lunes, 21 de noviembre de 2011

Quinto2011

Último año del colegio, no sé, no quiero terminar, siento que fueron tantos años haciendo lo mismo, ya lo hacía de rutina, de costumbre. Quedan sólo dos días y como dijo alguien "Ya va a ser un recuerdo", y ahora, parándome frente a esto, me doy cuenta que fue el mejor año, que hice lo que pude, hice todo lo que quería. No me voy a arrepentir de lo que pasó y sobre todo porque lo amé. Pero se pasó rapidísimo, desde el primer día de clases, el viaje a Bariloche, el bingo, las fiestas, hasta hoy. El secundario me marcó, todo lo que pasé, todo lo que sentí fueron cosas muy importantes y fuertes, cada cosa que pasaba me enseñó y me marcaba, aun que fuese una pavada.
Y sabes que sí, fuiste importante, no puedo hablar de esta parte y no nombrarte, aunque no quiera, hoy cuando pienso que hay gente que no voy a ver más, es imposible que no duela cuando te nombro. Me juraste que nos ibas a seguir viendo, que vamos a terminar todo lo que una vez, en ese tercer año, empezamos. Me dijiste que después de las vacaciones vamos a estar juntos, me juraste tantas cosas, que no sé si vas a poder cumplirlas. Pero fuiste tanto para mí, había días que solo iba al colegio por vos, porque sabía que me ibas a hacer reír, había días que quería ir solo porque ibas a ir vos, y los días que faltabas solo me tiraba a dormir al fondo, eran tan aburridos. 

Y aunque hoy lo dije en chiste, sí fue mi despedida, no nos vamos a ver más, y me encantaría decirte tantas cosas, como que te quiero por ejemplo, tantas veces me pediste que te abrazara y te lo dijera, tantas veces antes de darme un beso me dijiste "primero decime que me querés" y yo como siempre, nunca lo hacía. Pero sí, no sé que duda tenias de eso, si eras mi debilidad. No quiero decirte chau, es más no lo voy a hacer, no me pidas que el miércoles te diga algo antes de que me vaya, porque no voy a poder, no sin que me ponga a llorar, y la verdad que no quiero que me veas así. Ayer cuando me diste ese beso en el recreo, frente a todos, no sé, sentí como lo que una vez me dijiste "Algún día tenemos que empezar con esto enserio,te quiero,y es lo que todos esperan".¿Quién, de los chicos del curso, no apostó que íbamos a estar juntos en bariloche? Era la apuesta que todos habían hecho, quién no esperaba eso, todos lo saben, todos lo quieren, todos lo esperan.
Te quiero y estos cinco años fueron re lindos, por vos, por las chicas, por los chicos, por todos. Fueron los mejores y no me voy a arrepentir de nada, las mejores noches junto a ellas, las mejores risas, las mejores cagadas nos las mandamos estos años. Me encantaron y simplemente espero seguir viéndolos y que lo que venga sea mejor o igual a esto.




martes, 15 de noviembre de 2011

sábado, 5 de noviembre de 2011

viernes, 4 de noviembre de 2011

Desilusión, dolor.

Si hubieses venido a pedir perdón, quizás las cosas no hubiesen terminado así. La desilusión, es uno de los peores sentimientos, todo lo que una vez creíste que tenias, hoy está tan lejos, tan frío, tan desconocido. Y mirarlo y ya no poder sentirlo, porque no, no es enojo, no te confundas, es dolor. Y me defraudaste, esperaba mucho más de vos, que ese día en el que sólo fuiste capaz de decir "no quiero estar con esta gente". Esperaba más de vos, que este papel mediocre, que intentas no mostrar, pero de a ratos se te escapa y se nota que te molesta estar así. 
Y lo peor es que no te entiendo, si sabes que nos queda poco tiempo, porque es que lo arruinas de esa forma. Porque quedan solo tres semanas tenes que estar así.
Hoy cuando te vi me diste pena, si una vez te dije que lo peor que se podía sentir por alguien era pena, hoy la sentí por vos. Porque te vi tan mal, tan enojado con todos, con tanto odio adentro y tan desconforme con vos, que me hubiese gustado abrazarte. 
Perdón si ahora te desilusiono yo, cuando leas esto, pero no tengo más nada que decir, es lo que sentí y lo voy a hacer así. Me desilusionaste, me dolió y no voy a poder volver a confiar, perdón.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

N viejo karma

Cómo te extraño nena, 
no sabes lo embobado que estoy.
Me siento fuerte y débil a la vez
quizá eso sea el amor.
Muero de miedo al pensar que soy yo, 
el Da Vinci del show.
Si quiero en 2 segundos termino, pero no quiero, no.

Te veo brillar en espontáneo y se me parte en 2 el cráneo, 
ese que tanto amas.
Desbaratas mi seducción, verte a vos es ver a un camión,
y en tu sonrisa hay más de lo que se merece.

No sé si pueda llegar al final con esta sensación,
más bien puede que el final llegue a mí, 
el horizonte se acercó.
Todas las chapas del condado 
no me alcanzan si estoy contra mí.
Da pánico estar vulnerable, 
nunca nadie me sonrió así.


Brillas y yo ya no te miro, 
miro como es que te miran,
mientras vos me miras.

Como un demente te persigo 
con las lentes de otra gente, 
de egoísta no te vivo, 

teniéndote hermosa enfrente.

Y hoy contribuyo lo sé, con ese karma, 
de andar topándome con desafíos,
que desafían el carácter del cabrío, 
lejos de funcionar como una alarma.

Pasó lo peor de la tormenta 
y no me voló el peluquín,
necesito contarme alguna historia 
que haga surgir algo del fin.
Serás aquello en lo que enfoques, 
tipo un curda y le echo al termidor,
si enfoco en vos me vuelvo hermoso, 
gracias, beso al curda y me voy!

Brillas y yo me pongo al lado, 
a donde brilla el costado que es más que no brillar.
Mi ser no está tan en mi pellejo, 
me veo en tus ojos de espejo,
por eso te quiero al lado, 
mi exterior es mi reflejo.


Hasta la próxima vez mi viejo karma, 
de andar topándome con desafíos,

que desafían el carácter del cabrío, 
lejos de funcionar como una alarma.

Y como parte de mí, el fin concluye 
pero no sin transformarse en el camino.
¿De qué color serías falso destino 
si muriéndome lo nuestro se destruye?
Si el mundo se reduce a nuestros sentidos... ¿Quien me puede decir de que color es todo lo que vimos?